Home · Anuncios Clasificados · Archivos · Clubes · Concursos · Cursillos · Disciplinas Enlaces · Enseñanza · Forum · Federación · Amazonas y Jinetes · Noticias · Razas Salud · Servicios · Tiendas · Trivial · Vacaciones · Yeguadas

Tipos de comida

Heno (o hierba):

La mayor parte del forraje que debe tomar un caballo es heno y hierba, aunque también hay posibilidad de que tomen paja, aunque debería de ser en menor cantidad. Procura que el heno sea de buena calidad, que no esté húmedo y que no tenga polvo. Es casi imposible encontrar heno sin polvo, por eso es aconsejable remojarlo más o menos durante 20 minutos antes de dárselo. También tienes que tener cuidado de que no tenga ninguna planta venenosa, como el Senecio Jacobea.
En otros países también se da "haylage", que es hierba cortada antes de estar totalmente seca, y almacenada en plástico. No tiene polvo y es mucho más nutritiva que el heno, por eso se da menos cantidad.

Avena:

La avena debe de estar triturada. Es un alimento muy nutritivo y energético que contiene mucha fibra. Si no se tritura no se digiere bien, y por lo tanto el caballo no recibe todo lo que puede aportar la avena triturada.
Solo se le debería dar a un caballo que esté trabajando duro. Hay que tener cuidado porque a algunos caballos les hace más nerviosos, o más "calientes"; por esta razón casi nunca se les da a los ponis.

Cebada:

Al igual que la avena debería de triturarse, aunque también se puede hervir. La cebada también da mucha energía, pero hay que tener cuidado porque engorda bastante. Muchas veces se da en vez de avena porque no hace que los caballos se calienten tanto, pero hay algunos caballos que son alérgicos a ella.

Maiz:

El maiz se come hervido o en copos. Engorda, es muy energético y puede hacer que los caballos se pongan más nerviosos.

Pienso:

Los diferentes tipos de pienso se presentan de muchas formas y tienen diferentes valores nutritivos. Simplemente teneis que echar un vistazo a la página de Spillers, para ver la gran cantidad de piensos que tienen. Todos ellos están diseñados para aportar una dieta equilibrada, con las vitaminas y minerales necesarios.

Pulpa:

Siempre tiene que ser remojada antes de dársela al caballo. Esto es muy importante, porque si no se expandiría en el estomago y podría causar cólicos severos. La pulpa es muy alta en fibra, y a la mayoría de los caballos les gusta, ya que por lo visto es muy sabrosa. Una vez que ha sido remojada debe ser comida inmediatamente, especialmente en verano.

Salvado:

Es alto en fibra y absorbe muy bien el agua. Se puede usar como laxante. Añade agua hirviendo a 0,5-1kg de salvado, echa una pizca de sal, un poco de avena y deja que se enfríe. Dáselo cuando esté templado.
No debes darle grandes cantidades de salvado, ya que tiene poco calcio y mucho fósforo, lo cual no es bueno para los caballos.

Linaza:

Tiene una gran cantidad de aceite y es muy bueno para mejorar la condición del caballo y para que éste tenga una capa brillante. Si no se cocina puede resultar venenoso. Remoja aproximadamente 0,5kg de linaza en 7-8cm de agua, durante 12 horas. Una vez hecho esto, déjalo hervir a fuego lento durante un par de horas. Acaba pareciéndose a la gelatina, y se lo puedes dar junto con la comida. No se debe dar en abundancia, y nunca más de 0,5kg a la semana.

Vitaminas y minerales:

Se les debería de dar productos suculentos a los caballos a diario, como manzanas, zanahorias, etc. Aunque son una adición sabrosa para su dieta, es más importante el hecho de que tienen vitaminas y minerales.
Los caballos requieren ciertas vitaminas y minerales para poder llevar una dieta equilibrada, y la mayoría nos las encontramos en los piensos, pero en muchas dietas les falta sal, por eso es aconsejable ponerles una piedra de sal para que tome cuando necesite. Hoy en día hay muchos tipos de suplementos en el mercado, pero es mejor que preguntes a tu veterinario, ya que si se dan demasiados también pueden resultar dañinos.

Para contactar con Euskalhorse pulsa Aquí